Tag Archives: Cristina Ochoa

13 minutos con Cristina Ochoa

11 Nov

ENTREVISTA ZIZUR

 

Anuncios

LAS IRAS DE LA MALA UVA

10 Sep

templo ira xto

 

No es la primera vez que abordo el tema de la ira en este blog. El asunto es tan serio que rindo homenaje al gran Ibáñez, con el que he crecido, en la viñeta de arriba.

En el libro trato las consecuencias que he padecido por perder los estribos. Casi siempre, intentando explicar lo que acarrearon y lo que yo pude sacar en limpio.

No me recreo en la descripción detallada de ninguno de mis iracundos episodios. Relato hechos, consecuencias, aprendizajes y evoluciones. Desde luego, no están todos los que son. Mi la memoria es frágil y me puede el pudor.

En aquella entrada que escribí el 28 de agosto del año pasado me río abiertamente de conceptos como el control de la ira y su inutilidad -bajo mi punto de vista- cuando el caballo se ha desbocado ya. Apenas hablo de la canalización de esa mala leche.

No puedo saber si mañana me voy a poner de mala leche. Puedo discutir en mi trabajo. Puedo reñir con mi pareja. Puedo torcerme conmigo mismo y no aguantarme ni baño de sales mediante. Sé que no disfruto estando amargado, ni viviendo con el ceño fruncido. Prefiero sonreír y esas cosas.

Supongo que en ciertas ocasiones soy víctima de mi carácter. Hasta de mis principios, si queréis. También tengo que reconocer que, una vez pasada esa mala leche, hay veces en las que me siento bien. Porque a pesar de que muchas de esas actitudes puedan ser confundidas con síntomas del diagnóstico, he conseguido sentar mis reales y estoy dispuesto a asumir las consecuencias.

Noto la boca muy seca y pastosa. Me apetece fumar con urgencia. Me palpitan las sienes y se me mete un clavo en la sien izquierda. Intento escuchar al otro interlocutor, pero sé que lo estoy haciendo para buscar resquicios y dar una respuesta contundente. Siento que se me ha subido la sangre a la cabeza y que mi corazón palpita más rápido.

¿Qué intento? Hablar más despacio que en la frase anterior. Dejar de mirar el fondo de los ojos de la persona que me está sacando de quicio, o que lo está intentando. Sujetarme las manos, la una con la otra, para no hacer aspaviento ni atizar un puñetazo a la superficie plana -o no- más próxima.

Si estoy en mi sitio, ese equilibrado objetivo onírico e idealizado, procuro posponer la discusión. Hablar de lo importante que es el tema desencadenante para quitarle urgencia y aplazarlo, ganando tiempo y posponiendo el momento de riesgo.

Dentro de quince días se cumplirán tres años que no le levanto la mano a nadie. Y de que no la bajo. Mi historial hasta ese momento me sitúa en una posición que me impide dar lecciones a nadie. Simplemente estoy compartiendo cómo vivo esos ataques de ira, hijos de mi frustración y sobrinos de mi forma de ser.

Me provoca dolor con demasiada frecuencia dejarme arrastrar por el enfado superlativo.

Avispados lectores, efectivamente no he diferenciado entre mis malas uvas cuando estoy disparado hacia arriba (estado maníaco o hipomaníaco) de mis malas uvas cuando las padezco eutímico, esto es, estable.

Eso lo desgrano en el libro ¿o sólo lo esbozo? y da para otra entrada…

 

 

Golpe a golpe. Comunicando.

20 Jul

AIZKORA SEMBEROIZ

“Comunican hasta las piedras”. Me agarro a esta frase de Cristina Ochoa para reflexionar -de nuevo- sobre el debate abierto por este artículo de opinión de Carlos Colón en el Diario de Sevilla.

En fin. La reacción más sobresaliente se puede leer en el blog de Paula ¿Esquizoqué?

Si habéis leído lo que aparece en los enlaces, veréis que el asunto tiene miga. Tiene miga y levanta ampollas.

Como decía en otra ocasión, cualquier persona que tenga un buen megáfono puede influir en el parecer del receptor. Como ejemplo casi ficticio, un redactor de un periódico gallego sobre una noticia en la que uno con trastorno bipolar mata a toda su familia y pega fuego al pazo de Meirás. A los que estamos sensibilizados con el asunto -con el pazo de Franco no, con las personas con trastornos de la mollera- nos escuece, soltamos sapos y culebras, lo compartimos en las redes sociales, puede que hasta escribamos al periódico en cuestión pidiendo una rectificación del redactor, del redactor jefe, del director del periódico o incluso del Papá.

A partir de una noticia, han vuelto a criminalizar a un colectivo. Han llegado. Han comunicado. Muchos nos tiramos de los pelos. Otros muchos, entre los que se encontraría este señor Colón, pedirían la reapertura de los manicomios versión alguienvolósobrelnidodelcuco. Los redactores de anteproyectos de códigos penales y demás se frotarían las manos, diciendo ves, ves: son sujetos peligrosos, merecen internamiento preventivo.

En relación a esto de comunicar, vuelvo a aquella opinión mía. Más me importa que se me trate con respeto a que se plante un rótulo debajo de mi cara

“Sergio Saldaña

Enfermo mental”

si voy a la tele.

Golpe a golpe. El respeto me lo tengo que ganar. Parece triste, pero me siento responsable -no sé de qué manera- si los demás me respetan o si no lo hacen. Siento que está en mi mano, aunque soy consciente de que es subjetivo: me quiero sentir respetado y eso lo mido por mis propios criterios. Esas personas a las que estoy intentando trasladar mis pensamientos, que me empiezan mirando con cierta condescendencia, o pena… y que tengo la oportunidad de darle un vuelco a la situación para ganar los puntos suficientes y obtener su atención. Golpe a golpe. Argumento a argumento. Vivencia a vivencia. Polémica a polémica.

No seré yo el que criminalice a los que buscan un titular llamativo y tiran de un recurso fácil. Arrieros somos. Cambiar la forma de hablar de la gente me parece menos importante que cambiar su actitud ¿Y cómo conseguir esto?

Golpe a golpe. Kolpez kolpe.

La foto es curiosa ¿eh? Los hermanos Semberoiz en una de sus exhibiciones, cortando troncos, cabeza abajo ¿Cómo? Golpe a golpe.

BIS: “Parar un Fórmula 1 con frenos de bicicleta”

23 Jun

Sigo repasando lo que he escrito en este blog. Esta entrada es del 25 de noviembre de 2013.

A Daniel. A MS. A Iker.

“Iker Arrizabalaga, en una charla con AGIFES, utilizó esta expresión. Me dio su beneplácito para que yo hiciera uso de ella.

FRENAZO BICI BOBBY

Explicaba lo que tiene que suponer evitar males mayores cuando una persona con trastorno bipolar está maníaca. Así lo recuerdo. Decía que tiene la complicación de intentar, después de una recta y haber alcanzado la máxima velocidad y ante una curva cerrada, frenar un Ferrari con unos frenos de bicicleta.

Conozco a muchas personas sin diagnóstico a los que se les nota el esfuerzo por intentar no perder los estribos. A causa del momento personal, de la tensión, de la impaciencia, de la presión, del tema que se esté tratando, del interlocutor… de lo que sea. Hay peña con mucho autocontrol que consiguen frenar su Fórmula 1 cuando ven que se dispara y luego viene una curva.

¿Cómo? Habría tantas respuestas como personas. No. Habría muchas más todavía, porque no utilizan el mismo método siempre. Pero han llegado a conocerse, a saber de qué remedio tirar para no mandar a tomar mucho por el viento a la persona, o a la situación, que le está sacando de sus casillas.

Lo han conseguido a base de experiencia, de años aguantando su propia mala leche, enfrentándose a situaciones parecidas y a esa sensación; de valorar lo que pierden si se dejan llevar y lo que ganan si moderan sus impulsos. A base de crecer, de aprender y de seguir queriendo hacerlo mejor.

Incluso Cristo perdió los papeles y la lió parda. Pero parda.

Si hago algo parecido yo, un domingo en el rastro de Landaben, acabo esposado e ingresado, con tres meses de baja por delante y un pupurrí de amnésicos, tranquilizantes, sedantes; y luego más tranquilizantes, antidepresivos a saco y la duda de si podré volver a teclear antes del próximo cambio de hora.

Yo mismo soy capaz de valorar el esfuerzo de un amigo por no salirse del tiesto ante una situación que le está tocando los cojones, a pesar de que veo cómo se le hincha la vena. Pero ¿qué cojones le pasa a esta sociedad, a este “nosotros”, a este “los demás”, para no tener el cuajo de dar una palmada en la espalda cuando vemos a uno con una buena chaladura sujetarse los machos, respirar hondo, decir que se va a dar una vuelta y que luego vuelve, o ir a tomarse una pirula, o lo que sea que haga para templarse?

Creo, sé, que no siempre se nos valora el trago que supone. Porque la sombra de la agresividad está ahí. Porque hay precedentes de violencia. Porque, al menos en mi caso, me he ganado esa marca y ese estigma y esos prejuicios a pulso, y puede más el miedo al ver mi vena hinchada que la valoración del esfuerzo que hago porque no reviente. Sobre todo, porque no le reviente al que me la está hinchando (la vena) en la cara y le salpique de sangre, de lágrimas, de sudor, de…

Es justo y necesario reconocer, al menos en mi caso, que soy yo el responsable de eso: de que en vez de valorar mi esfuerzo de contención, mi interlocutor haga mucha memoria porque no se aclara si es el 221 o 112 o el 902. Hace falta tiempo. El miedo tiene memoria, y muy buena, en eso se basa la supervivencia. Y si esa persona lo ha sentido antes por mi culpa, es fácil que lo vuelva a hacer. Más fácil que estar en posición de evaluar mi intento de moderación.

Ante este fenómeno repetido, sólo tengo una respuesta. Seguir. Seguir demostrando que muchas veces soy capaz de no perder esos papeles. Seguir levantándome cada mañana sabiendo que cada situación es un riesgo en esencia. Sabiendo que es parte del juego. De un juego en el que he elegido participar. Sabiendo que es muy difícil hacer que la tendencia cambie. Pero sabiendo que esa posibilidad está en mí, en lo que demuestre cada día.

Pero sobre todo sabiendo que sentir cómo te acaloras, cómo te vas poniendo rojo hasta las orejas, cómo se te hincha la vena del cuello, cómo te sudan las manos y las gotas de sudor empiezan a resbalar por tus costillas y tienes unas ganas enormes de estampar un puñetazo contra la pared, puede que sólo contra la pared… sentir todo esto es desagradable.

La satisfacción de haber hecho la tarea y de, a pesar de todo lo anterior, haber conseguido dominar tu bicha, es grande. Muy grande. Es otra prueba superada. Es una prueba superada. Es una demostración para el que tienes delante. Pero sobre todo, para mí mismo. Porque el premio me lo he llevado yo. He ganado yo. Y estaré mejor preparado para la siguiente vez.”

LA ESQUINA DEL ZORRO

18 Jun

Mis manos están muertas. Se niegan a escribir…

Esta canción de Barricada, grabada para el “Mordiscos” en el Teatro Gayarre de Pamplona es vieja, pasional y sincera. Ay, esas medias rojas…

Barricada-No-Se-Que-Hacer-Contigo-Del-1981-Delantera

La Esquina del Zorro es la librería de Vallecas que, a partir del viernes, va a vender “Tengo trastorno bipolar” a todo el que se arrime. Y al que no le pille a mano, pues también, porque te lo acercan a casa a través de su web.

Tenemos nuevos puntos de venta en Almería, Granada, en varios emplazamientos de Catalunya y, en Madrid, también La Central de Callao y Arrebato (Malasaña), vuelven a la carga.

Por último, y sé que no suelo, Patxi Irurzun ha reeditado “Atrapados en el paraíso” con unas cuantas jugosas novedades. A quien no conozca esta aventura en primera persona por los basureros de Filipinas -no es una metáfora, o tal vez sí, qué sé yo- y a Papua-Nueva Guinea, que vaya a una librería o que pinche en su blog, en la columna de la derecha, y que vea si es capaz de aprender, de reírse, de emocionarse y de divertirse con la prosa de aquel escritor que en 2004 se fue enamorado a buscarse en la basura.

Rocanrol, fotos, noticias, recomendaciones literarias… Esto parece un suplemento semanal. Me voy a la cama.

 

“Imágenes enfrentadas”. De nuevo.

5 Jun

Esta entrada la publiqué el 22 de agosto del año pasado. Me he dado cuenta de que la gente la lee y la vuelvo a colgar sin tocar una coma.

“No sé si estoy en lo cierto

o me falta inspiración…”

PENSAMIENTOS ATROPELLADOS

 

FATIGA

Joder. Con esta vaina que no tiene arreglo del trastorno bipolar, al personal le cuesta muy poco encontrar imágenes enfrentadas que simbolicen la patología. Algunas son de traca: el ying y el yang; las máscaras del teatro, una macabramente alegre y la otra muy compungida…

Todo vale. Porque “una imagen vale más que mil palabras”.

Desde mi inconformismo patológico, me he esmerado en salirme otra vez del tiesto y he encontrado dos imágenes que, al menos en mi caso, ilustran dos momentos. La particularidad es que son íntimos: nadie nos saca fotos en esos instantes.

La primera es la vorágine de los pensamientos, “la centrifugadora” a pleno rendimiento. No me sujeto, toda idea es válida, pero espera, que la anterior era muy buena también, seguro que puedo enlazarla con la primera, y mañana qué me toca hacer al levantarme, seguro que lo puedo encauzar con aquel proyecto, que, por qué no, voy a intentar acabar de darle forma en un rato y así todo sale redondo y hostias, ya son las cinco de la mañana, me quedan dos horas para dormir, quién necesita dormir, si sería capaz de acordarme de aquella historia que me ocurrió con aquél amigo el sábado, mejor le llamo a eso de las diez y a ver si quedamos y lo hablamos, además de paso le expongo el plan aquél para llevar a cabo aquella vieja idea y quitarnos la espina, y si me dice que no, seguro que a éste otro le puede interesar, que anda necesitado de que alguien le dé un empujón a su estado de ánimo, será mejor así, le doy una vuelta más ya en la ducha y me echo otro cigarro a ver si esto se calma un poco, viene la luz del sol, me doy un paseo y veo las cosas más claras.

 

Pero qué mierda, otra mañana lloviendo. Y no sé cuántas seguidas llevamos. ¿A quién quería yo llamar? Mejor lo dejo, le va a parecer otra de mis chaladuras. Porque en realidad lo es. Menuda mierda. Me pregunto dónde estará el impulso de hace unas pocas horas. Este subidón es de una calidad mediocre porque me hace tener frecuentes bajonazos en plena hipomanía. No me permite disfrutar de toda la energía que mis pensamientos alimentan. Además sé que, dentro de un rato, volveré a sentirme como una moto, cuando me vuelva a expandir. Y de qué manera. Volverá esa percepción extrema, esa hipersensibilidad. Entonces este ladrillazo que me aprisiona ¿no se deberá a que sé que me va a tocar perder, una vez más? Porque el frenazo será de espanto, la botica de los laboratorios será brutalmente efectiva y me hará polvo y me enajenará. Me volverá a impedir ser brillante, me llevará al aburrimiento, a la vulgaridad. Me dará tal zapatazo que me hará ser lo que no quiero ser: normal, común, vulgar.

Y ¿dónde me encontraré el sentido del humor para reírme de mí mismo?

Espero mirar las dos fotos de arriba y conseguir, al menos, esbozar una sonrisa cómplice y canalla.

PRIMA TRISTEZA. HERMANA MELANCOLÍA.

1 Jun

Vecina depresión.

Me esperas con el convencimiento de que volveré a tus arrulladores brazos. Volverás a marcarme, según tu ritual, con una nueva cicatriz. Habrás vuelto a meter tus dedos en mi herida, dejando dentro tu ponzoña, para observar cómo la curo con lágrimas, vinagre y sal.

 

Aparecerás en la fiesta sin invitación, con tu fuerza de algodón de azúcar, seductora en la desidia de mis pensamientos, presente en la vigilia vergonzante de mis sueños. Atrapándome y enrollándome hasta el tuétano de tu palo, como esa fuerza centrípeta imponente e inmisericorde.

 

¿Cuándo volverás a venir, pedazo de cabrona? ¿Cuándo vas a tener los redaños de medirte de nuevo conmigo y con todas las armas que he ido acumulando?

 

¿Jugarás sucio, proponiendo el suicidio como salida al sufrimiento? ¿O, por el contrario, me mostrarás mi almohada como mi salvavidas perpetuo que nunca falla, aunque la hinche con mis lágrimas lastimeras, sí, pero también teñidas del rojo de mi ira y del gris de mi frustración? ¿Alimentarás esa ira al mostrarme lo frágil que soy al ser vencido por ti?

 

Miserable, aquí estaré. Como sabes, Prima Tristeza, Hermana Melancolía, Vecina Depresión, Muerte en Vida, me vas a vencer. Pero no me vas a domar, no. Eres tan vieja que sabes que me levantaré para que veas que no me has domado. Y nos tocará a los dos, una vez más, cargar las pilas para el siguiente combate.

 

Els Matins. TV3

 

 

Te gruño, Perra, desde esta sonrisa, desde esta ilusión. Desde estas ganas de vivir. Ojalá me quiera libre, hasta entonces.

Tú, fuma y espera. Aprovecharás tu momento cuando me veas mustio, oportunista traicionera. Si lo sabré yo.

Y no quedará sino batirnos.

LA VANGUARDIA. LIBRERÍAS EN CATALUNYA

27 May

Ante la demanda de ejemplares en Catalunya y como hemos ampliado la red de librerías que tienen existencias de “Tengo trastorno bipolar”, repito el listado donde lo podéis encontrar:

En Barcelona

Librería Santos Ochoa Barcelona, en el Paseo Fabra i Puig 165

Llibreria Paloma, en C/ Clot 59

En Girona

Llibreria Geli, en Carrer de l´Argenteria 18

En Lleida

Llibreria  papereria Caselles, en Carrer Major 46

En Igualada

Llibreria Aqualata, en Sant Josep 14

En Reus

Galatea Llibres, en Carrer Jesus 5-7

.

El domingo, La Vanguardia nos dedicó su página 48 entera y una reseña en la segunda página en su apartado “El semáforo”. Quiero agradecer a Ana Macpherson el trato que me dispensó y el seguimiento del reportaje que hizo. Estuvimos charlando más de una hora en una cafetería del Ensanche barcelonés. Fue como si hablara con una amiga de una amiga.

Abajo podéis ver las fotos que he hecho del periódico y el archivo en catalán.

Me temo que estoy siendo un poco pelma metiendo entradas de los medios de comunicación que se han hecho eco de la serie de presentaciones en Catalunya. A partir de ahora, os iré remitiendo al apartado del blog “Sala de Prensa”. Iré recopilando el resto de medios: Diari Ara (artículo y vídeo), el audio de la SER para todo el Estado, el de RNE para Catalunya, Olot TV, Diario de Girona y Diario Segre.

 

20140525-bipolar-la-vang

LA VANGUARDIA (PÁG. 2) 25.05.14jpg

LA VANGUARDIA 25.05.

 

 

EN CADENA SER, Hoy por hoy

26 May

El lunes pasado hicimos una desconexión desde Girona con el programa “Hoy por Hoy” de Cadena Ser.

Este es el enlace. Se puede escuchar a partir del minuto 23.

Macarena Berlín, junto con Toño Fraguas, me hicieron unas cuantas preguntas. Incluso una pequeña crítica literaria…

“La enfermedad es un bicho”.

“¿Has conocido muy a fondo la amistad? Sí, porque he puesto muy al límite a mis amigos.”

Macarena Berlin

Una entrevista en L´Illa de Robinson

24 May

Con Eduard Berraondo. Todo un emblema de la televisión catalana, muy ligado al deporte. Y con orígenes navarros, de Elizondo en concreto…

Hablamos hasta de fútbol, del todavía no consumado descenso de Osasuna, de genética… incluso me regaló un libro.

Guardo un gran recuerdo de Eduard. Un tío grande, curioso, con ganas de conocer y de comunicar. Y de aprender. El Punt Avui Televisió tiene semanas de vida, empezó a emitir el 23 de abril y nace del periódico homónimo.

Como anécdota, os diré que utilizan los platós en los que se grababa “Crónicas Marcianas”.

Aquí podréis descargar el  VÍDEO  con la entrevista. Atención: caduca el lunes 26. Aunque una vez descargado en vuestro dispositivo, ya no hay problema.

Eduard Berraondo

CATALUNYA: 1500 KM, 4 ACTOS, INFINITAS SENSACIONES. TV3.

23 May

Barcelona, Girona, Olot, Lleida.

ActivaMent, Federació de Salut Mental de Catalunya, Associació de Bipolars de Catalunya, Obertament, Familia i Salut Mental de Girona i Comarques, Associació Catalana de Bipolars, Mentalitz´t, Associació Salut Mental Terres de Lleida.

Hernán y Mònica, Elisenda, Anna, Carol, David y Abel, Natalia y Don Josep…

 

Y, sobre todo, Cristina Ochoa una vez más  como madrina del libro, guía, gabinete de prensa, apagafuegos, asesora… Y amiga.

Muchos lugares. Muchas entidades. Muchas personas. En Catalunya, la inSalud Mental se mueve. El entramado de asociaciones conforma un tejido con solera y muchas posibilidades.

En cuanto a las presentaciones, el balance es muy positivo. No se ha roto la dinámica: todas han sido participativas y en todas los asistentes se han animado a colaborar. Para mí significa un éxito muy grande porque, en muchos casos, sé el esfuerzo que cuesta acudir a un acto de este tipo.

Los medios de comunicación han respondido a nuestra llamada y muchos se han hecho eco de las presentaciones. Ésta es la entrevista en TV3.

logo tv3

 

Las anécdotas que este periplo han provocado… algunas me las tengo que censurar. Otras las iré desgranando en las próximas entradas, así como otros enlaces a medios de comunicación. Ha sido una experiencia única, que me ha aportado muchas vivencias que tendré que ir rumiando poco a poco. Como los manjares.

CHARLA GIRONA

GIRONA, MAÑANA A LAS 17:30

18 May

…en el Hotel. D, Entitats,  en carrer Rutlla 20-22.

Tras el paseo de esta tarde por la ciudad,  me temo que se me va a quedar asociada al descenso de Osasuna. Desde que tengo uso de razón, es la segunda vez que el equipo desciende a segunda. Las sensaciones son tan distintas… Salvo el convencimiento de que vamos al volver a Primera.

 

Por encima de juntas directivas y jugadores, incluso de los aficionados, esta el club. No sé  definir el sentimiento de identidad. Hablaría de principios,  de señas de identidad,  de concepciones de un fútbol con el que nos podemos identificar. Pero es inoportuno.

 

Mañana vuelve una semana gris. Habrá que tirar de actitud y de recursos para  que no no me afecte más de lo necesario.  Siempre me quedará en el recuerdo de los logros de un futbolista,  el último de un amigo generación y que se lo merece todo: Patxi Puñal.

 

A partir de las 11:30, estaremos en los micrófonos de la SER, a nivel estatal, por medio de una comunicación Girona-Barcelona, en el programa de Gemma Nierga,  que está de baja.

 

Ya a la tarde presentaremos el libro,  aprenderemos y conoceremos a gente muy interesante.

 

Aupa Osasuna

 

ENS PATINA L´EMBRAGUE. LIBRERÍAS EN CATALUNYA.

13 May

En Radio Salt (Girona), una penya a la que le patina el embrague y lo reconocen, incluso se autodenominan “Los Patinadores”, me hicieron una entrevista como nunca antes el jueves pasado. Se puede escuchar a partir del minuto 9.

Mal está que lo diga, pero ha sido una de las más divertidas entrevistas que me han hecho. Eso de que fueran tantos los que hacían las preguntas, la variedad, las preguntas personales…

Un placer. Me gustaría mandar un saludo a todos ellos desde aquí. Espero conocerles el lunes que viene en la presentación de Girona (que por cierto, es a las 17:30 en el Hotel D´Entitats, c/ Rutlla 20-22).

Por otro lado, ésta es la relación actual de las librerías catalanas donde se puede encontar el libro:

En Barcelona

Librería Santos Ochoa Barcelona, en el Paseo Fabra i Puig 165

.

En Girona

Llibreria Geli, en Carrer de l´Argenteria 18

.

En Lleida

Llibreria  papereria Caselles, en Carrer Major 46.

 Ya sabéis que lo podéis adquirir también por Internet, en papel o en ebook, a través de “Dónde Comprar”, por ahí arriba a la derecha. Fácil y cada vez más seguro.

Por último quería agradecer a Elena Agós, a Ignacio y a su equipo, todos los desarrollos de todos los diseños de toda la cartelería que ha salido aquí. Los carteles de la presentación de Madrid y toda la serie de las presentaciones de Cataluña son obra suya. Su paciencia, su excelente disposición y su comprensión han sido enormes. Y el resultado… qué voy a decir. Si nos dejamos guiar por las vueltas que están dando por las redes sociales, impactante. Grandes. Muchas gracias.

En Tolosa, 30.04.14. AGIFES.

En Tolosa, 30.04.14. AGIFES.

 

BARCELONA, PRESENTACIÓN EL JUEVES 15

12 May

15.05.14 PRESENTACIÓN en BARCELONA Tengo trastorno bipolar

Este jueves a las 18:00, en el Hotel D´Entitats del CIEMEN (Rocafort 242 Bis) presentaremos del libro “Tengo trastorno bipolar. Desmitificaciones y anécdotas”.

Va a ser la primera de una serie de presentaciones por Catalunya que nos va a llevar también a Girona, Olot y Lleida. En colaboración con ActivaMent, Obertament y la Federacio de Salut Mental de Catalunya, vamos a seguir con nuestro periplo. Tenemos mucha curiosidad por cómo va a ser la acogida en Barcelona. Desembarcamos en otra gran ciudad (sí, me llevo chorizo y queso de aquí por lo que pueda pasar) con la misma ilusión de aquella primera presentación hace ya unos meses y con la tranquilidad de que mi madre no va a estar en las primeras filas.

Me han informado de que el lugar del acto, Carrer Rocafort 242 BIS, está bastante cerca de donde estaba la cárcel Modelo. Ni por ésas. Lo dejaremos como una anécdota que nos puede venir muy bien para debatir sobre la reforma del Código Penal y en cómo nos pude afectar a los que tenemos un diagnóstico de este tipo.

En Barcelona, el libro ya está a la venta en Librería Santos Ochoa, Paseo Fabra i Puig 165.

SIEMPRE HAY UNA HISTORIA QUE CONTAR

1 May

DE LA MANO CON AGIFES

Animarse a acudir a una charla.

Ese paso que puede resultar tan difícil dependiendo del momento.

Mostrar interés.

Escuchar.

Participar.

Preguntar. Responder. Aportar reflexiones.

Siempre hay una historia que contar. Compartir experiencias de recuperación suma. Ayuda. Aporta herramientas y recursos a los demás. Parece que los que estamos en este ajo tenemos muy claro que antes va la persona con su carácter y sus circunstancias que un diagnóstico. A partir de esa premisa, si acudimos con un espíritu abierto y crítico somos capaces de extraer enseñanzas que, en un futuro, nos pueden resultar muy útiles.

Ayer en Tolosa hablamos de confianza. De lo difícil que es para el entorno que más nos quiere y mejor nos conoce confiar en nosotros cuando tenemos comportamientos… puede que patológicos. Por mi parte, dije que es una de las claves. Percibir la confianza en quienes nos rodean nos acerca mejor a ese objetivo de ser responsables de nuestra salud.

Tocamos otros muchos temas, convertidos algunos en debates inconclusos. Pero hablamos de ellos. En un tono constructivo. Con ganas de aprender.

Todos los que estamos viviendo una historia de este calibre tenemos algo que enseñar. Nuestras historias sirven porque pueden evitar errores ajenos y propios, por el mero hecho de verbalizarlos. Porque nos hacen ver que podemos hablar en ese lenguaje que, llegados a cierto punto, no puede comprender quien no haya pasado por una fase maníaca. O sí.

Tolosaldeko Ataria también se hizo eco. Gracias a Imanol Garcia Landa por su entrevista.

Desde aquí, mi agradecimiento una vez más a AGIFES, a todos los que acudieron con esa actitud y, en especial, a Isabel Eguiguren, por escucharme, por su entrevista, por su mente inquieta, ávida de aprendizaje, y por haber mandado sus prejuicios a ese todavía pequeño cajón que está casi vacío.

A %d blogueros les gusta esto: