PSIQUIATRÍA Y CRÍTICA ¿Más de lo mismo?

29 Oct

Si es que sigo siendo un romántico...

Charlando una vez surgió, de nuevo, el tema de las corrientes de la psiquiatría. Hablamos (y así lo he plasmado en este blog alguna otra vez) de que no hay otra especialidad médica que admita interpretaciones distintas ante una misma serie de síntomas.

Pensad en los ejemplos, que es curioso este fenómeno.

Luego, como sigo dándole vueltas a las cosas, se me ocurre que esto no tiene que quitar necesariamente prestigio (os prometo que he buscado desprestigiador en el diccionario y ¡no sale!) a la especialidad. Quizás la enriquezca más que ninguna otra porque la discusión y la crítica siempre están ahí. (Hígado-bazo; hígado-bazo).

Ya. Lo que también pasa es que la psiquiatría deja todavía más descontentos que la traumatología. Interesante comparación, que hoy día te hacen una resonancia y se ven hasta la forma de las ideas. A lo mejor es que, en psiquiatría, se hacen diagnósticos crónicos y eso genera mucho dinero. Es difícil abstraerse del aspecto de negocio que tiene la psiquiatría, puede que no sólo por la cronicidad de los diagnósticos. También por la medicalización  del sujeto y las posibles hospitalizaciones.

Total, que escribes sobre esto haciéndote preguntas en voz alta y el espíritu crítico se valora. Se difunde. Se aplaude. “Yo lo siento no lo puedo remediar”. Digo lo del espíritu crítico. De modo que poco mérito, cuando todo el mundo quiere meter la cuchara o, como poco, quiere tener razón.

Hurgar en la mollera ajena ¿debería? hacerse de forma más cuidadosa. Con mayor naturalidad. No. No encuentro ninguna contradicción entre el cuidado y la naturalidad. Muchos estaríamos de acuerdo en que mucha gente que sale en los telediarios se lo tendría que mirar -por lo que sea- pero también debemos asumir que a nosotros nos lo miren también. Dónde acudir. Si quieres un profesional muy crítico con la psiquiatría de toda la vida, con el biologicismo y demás, tienes que ser consciente de que, como es un profesional, tendrá la costumbre de cobrar un importe proporcional a su prestigio. Y luego, lo que te recete, como eres muy crítico con el sistema y esos medicamentos (si es que lo son) no te entran en la receta y tienes que dejarte otro pico.

Vaya, visto así, me quedo en lo público y me meto mi espíritu crítico donde me quepa. Que no, jodé, que tampoco es eso.

Tú háztelo mirar y luego te lo piensas y decides. Recordando que no eres esclavo de tus decisiones.

Mi aportación es una confesión: el primer psiquiatra que me eché a la cara era psicoanalista lacaniano. Sí, nada menos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: