LA DEPRESIÓN QUE SUFRE DE FATALISMO

31 May

Fatalismo

Me apetece empezar este argumento intentando validar la relación entre sufrimiento y la ausencia de acompañantes válidos.

Muchos sabemos que no sólo con buena voluntad ni con extraordinarios conocimientos ni con los más profundos vínculos personales se consigue acompañar de forma efectiva en caso de depresión. En mi caso, haber llegado a esta conclusión me sumió en un estado de frustración casi existencial, si supiera con certeza lo que significa esto. Para más inri, no he sido capaz de dejarme mecer con total confianza en los medicamentos. ¿Qué me quedó, qué me queda?

La duda de que existan esos acompañantes. Y unas cuantas certezas.

Mi almohada no tiene nombre a pesar de que es quien me enjuga el sudor durante las horas de insomnio y es el enemigo cuando no soporto ni mis mañanas ni la previsión del día que les pueda seguir.

Almohada rota

Almohada rota

El hecho de que una de las personas a las que hacía referencia ahí arriba me dejen con la sensación de que se han equivocado y de que, quizás más adelante, no pueda contar con ellas es totalmente injusto. Sin dejarme llevar por un optimismo desaforado, tendré que ser capaz de confiar en su capacidad de aprendizaje -ya que su motivación está fuera de duda- y pensar que todos tenemos días mejores que otros, tanto al actuar como al valorar la actuación ajena. Incluso al poner toda la atención del mundo en escuchar esas palabras y sacar lo mejor de ellas. Aunque en ese momento no pueda aplicar ninguna de sus conclusiones a mi estado de ánimo. Que no está para grandes síntesis, dicho sea de paso, cuando estoy comiendo mierda.

El otro día comentaba el libro de Narbona, Miedo de ser dos. Quizás no comenté que no creo en el fatalismo aplicado como filosofía de vida a quienes arrastramos este diagnóstico -trastorno bipolar- y pretendemos tirar para adelante con un punto de dignidad.

El fatalismo tiene un mucho de resignación. Un bastante de inmovilismo en cuanto a que no admite alegremente una evolución del sujeto pasivo, tal y como yo lo veo. Reconozco que no me cuesta entenderlo: todos los brotes en el mismo callo, y al año siguiente otra vez. El sistema no genera herramientas útiles que ayuden a prevenir. Y vuelta la burra al trigo. Y otra vez de pastillas hasta las orejas. Y suma y sigue…

Estoy en ese momento en el que esto ya me pilla pasado de frenada. Llueve sobre mojado y se supone, a nada que se lea el libro o se haya estado en alguna de las presentaciones, que una crisis no me va a hundir definitivamente.

A pesar de lo anterior, reconozco que cada vez que me disparo, aprendo algo. Tanto de mi comportamiento y de sus variaciones con la anterior vez que ocurrió como en mi actitud de espera ante el presumible bajonazo que sigue a ese estado de ánimo. De modo que sigo aprendiendo sobre mi forma de afrontar mi última depresión.

A día de hoy sigo creyendo que ni Dios ni el Destino tienen mucho que ver con esta movida.

 

Anuncios

2 comentarios to “LA DEPRESIÓN QUE SUFRE DE FATALISMO”

  1. Maria Rodriguez, 31/05/2015 a 22:09 #

    Solo puedo decir que en el siglo 21, todavía queda mucho por aprender sobre las enfermedades mentales. Nadie entiende a estos enfermos que además llevan una mochila muy pesada, como son inteligentes porque la inteligencia no la pierden, pues creen que son tonterías, que no trabajan porque no quieren, el mundo laboral no está adecuado para estas personas. Si saben que padecen un problema mental nadie les contrata y los miran como si fueran bichos raros, por favor más comprensión para los enfermos mentales, solo vemos enfermo al que le faltan las piernas o tiene una pulmonía, los enfermos mentales sufren mucho, y necesitan sentirse queridos y apoyados, acompañados, necesitan mucho cariño todos lo necesitamos pero ellos mas,

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 01/06/2015 a 0:26 #

      Un abrazo, María.
      Muchas gracias por tu aportación. No consigo animarme a escribir sobre lo difícil que es conseguir y mantener un trabajo si se acarrea un diagnóstico.
      Hasta pronto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: