TIBIEZA: CIENCIA Y CORRIENTES

8 May

Tibio

Me sigue resultando curioso cómo la psiquiatría, que es una especialidad de una ciencia, la medicina, puede albergar tantas formas de plantear su ejercicio. No las voy a enumerar.

Como persona con diagnóstico de un trastorno mental, me gustaría pensar que hay tanta variedad porque hay mucha variedad entre los pacientes y los potenciales pacientes.

Es un hermoso pensamiento ¿verdad? Lo que ocurre es que entre los pacientes de traumatología también los hay de todos los colores y las mayores diferencias entre los traumatólogos y su praxis, que yo sepa, radican en las técnicas a emplear en cirugía.

.

La Associació de Bipolars de Catalunya ha colgado en su página de facebook una noticia sobre un gran estudio sobre el trastorno bipolar, sobre regiones de riesgo asociadas al trastorno bipolar que pueden ser un punto de punto para nuevas terapias. Bien. Esto lo publicó el ABC en marzo del año pasado.

¿Nos agarramos a un clavo ardiendo? ¿Damos eco a cualquier avance científico que se haga para encontrar el fundamento que hace que las molleras de quienes tenemos trastorno bipolar se cortocircuiten?

Se sigue sin tener mucha idea sobre cuáles son los todos los mecanismos de genes, hormonas y neurotransmisores . Como dijo el Dr. Vicente Madoz en la rueda de prensa previa a la presentación del libro, el que lo descubra se lleva el premio Nobel de Medicina.

A lo mejor está aquí el punto de partida de las controversias entre las distintas formas de ver la psiquiatría. Porque si los diagnósticos se basan sólo en los síntomas, no en la causa de ellos porque se desconoce, cómo los tratamientos van a tener una base científica (empirismo, ensayo y error) si el objetivo es aplacar las consecuencias de una crisis y no hay aspiración de curar nada.

Sigo con mi espíritu crítico, intentando explicar cómo veo este mundo desde mi posición, dando espacio a mis dudas y no dejando de aprender.

Supongo que a día de hoy, hay que tirar de todos los recursos que tengamos a nuestro alcance sabiendo que somos conejillos de indias y que muchas veces se matan bombas a cañonazos. Y algunas otras veces, las moscas se van tan campantes…

 

Anuncios

4 comentarios to “TIBIEZA: CIENCIA Y CORRIENTES”

  1. Maria Rodriguez, 08/05/2015 a 21:31 #

    Hola mi hijo tambien padece trastorno bipolar, yo tampoco creo que aun nadie sabe a que se debe, que si se es que es una enfermedad terrible y que el enfermo sufre mucho y la familia tambien, y ayudas tenemos muy pocas,

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 08/05/2015 a 22:08 #

      Buenas noches, María.

      Supongo que todas las enfermedades que son crónicas conllevan unas dosis de sufrimiento. El trastorno bipolar tiene muchas particularidades que hacen que, a priori, el dolor se agrave.

      No creo que sirva de mucho, pero en mis últimas crisis me he quedado con la sensación de que podía haber soportado más. Quizás se deba a que, en el pasado, superar los brotes me era más penoso y me suponía más trabajo. Puede que sólo sea una cuestión de conocerse a uno mismo, de experiencia o de que con la edad vas relativizando y teniendo más claro que he conseguido salir adelante de todas las crisis anteriores.

      El caso es que mi entorno y yo mismo hemos padecido mucho más durante los episodios que se dieron entre el 92 y el 2003 que los que han venido después. Ah, tengo 39 años.

      Gracias por acercarte, María y muchas gracias por compartir tu opinión en este comentario.

      Hasta cuando quieras.

      Me gusta

      • Maria Rodriguez, 09/05/2015 a 17:24 #

        Hola Sergio yo compre tu libro es muy interesante me gusta, Sergio mi hijo es un poco mas mayor que tu pero poquito, el tiene 41, el como tu dices se controla bastante sus crisis porque se conoce , es la mejor ayuda conecerse asi mismo, un abrazo y animo,

        Me gusta

  2. Oficialmente Loco 10/05/2015 a 1:18 #

    Oficialmente Loco
    Correo electrónico: notelovoyadecir@notelovoyadecir.com

    “Como persona con diagnóstico de un trastorno mental, me gustaría pensar que hay tanta variedad porque hay mucha variedad entre los pacientes y los potenciales pacientes.”

    La razón por la que hay tanta variedad es que la psiquiatría es una disciplina no científica. El carácter no científico de la psiquiatría la acompaña desde su nacimiento. La psiquiatría es una de esas ideas que son como el comunismo: en la teoría suenan bien, en la práctica son nefastas y destructivas y lo único decente que se puede hacer frente a la realidad de lo destructivas que son en su aplicación es trabajar para que no se apliquen.

    Aunque no es posible dar una fecha precisa al nacimiento de lo que hoy denominamos psiquiatría -puesto que gente rara ha existido desde el principio de la humanidad y gente encargada de demonizarlos y encerrarlos también- la practica actual de la psiquiatría traza sus orígenes a las ideas del médico francés Philippe Pinel . Si se piensa friamente, la idea de que sean los médicos los responsables de detectar, encerrar y tratar a los “no normales” no es obvia, por varios motivos. Primeramente porque, cuando nos referimos a patrones de comportamiento, la “normalidad” o “anormalidad” es bastante subjetiva. En los tiempos anteriores a Pinel , la “normalidad de comportamiento” la marcaban las instituciones religiosas. Inspirado por los movimientos de la ilustración, Pinel sugirió la revolucionaria idea, para entonces, de quitar la definición de “normalidad” de los curas y pasársela a los médicos, pensando que los médicos, debido a su formación científica, practicarían el control social mejor. En segundo lugar porque, aunque sean los médicos los responsables de definir y obligar el cumplimento de dicha normalidad, no es obvio que la labor de definir un riñón anormal (que es claramente una labor científica) sea de la misma naturaleza que definir un patrón de comportamiento anormal. En el caso del riñón existen numerosos indicadores biológicos (incluyendo recientemente técnicas de imagen ultrasonido) para entender su funcionamiento normal o anormal. En el caso de la conducta humana, eso no es posible salvo que los médicos proyecten sus prejuicios sobre anormalidad, incluso cuando es posible definir “cerebros normales” con respecto a “cerebros anormales”. Enfermedades cerebrales reales como el mal de Alzheimer pueden ser detectadas en autopsias. Ninguna de las “enfermedades mentales” que la psiquiatría ha inventado pueden ser detectadas en una autopsia. Con la psiquiatría, tenemos médicos que juegan a ser chamanes de la tribu. Ni más, ni menos.

    Tras 200 años de historia de abusos de derechos humanos, lobotomía, electroshock y medicamentos que acortan la vida de las personas http://www.nogracias.eu/2014/02/15/la-psiquiatria-fuera-de-control/ quizás la conclusión debería ser que independientemente de las cualificaciones de quien lo ejerza (teología en el caso de los curas, medicina en el caso de los médicos), cuando a una persona se le da el poder legal de controlar a otras, el abuso es inevitable.

    Creo que has alcanzado el nivel de madurez suficiente como para poder leer el libro de Thomas Szasz “El Mito de la Enfermedad Mental” http://www.casadellibro.com/libro-el-mito-de-la-enfermedad-mental/9789505181292/1220377 y entender que la psiquiatría es un auténtico timo que en los tiempos actuales solo sirve para facilitar el control social por parte del estado y para enriquezer al gremio psiquiatra y la industria farmaceútica. Espero que disfrutes la lectura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: