PROPÓSITOS PARA 2015 de uno con trastorno bipolar

21 Dic

Matt Hatton

Termina la noche más larga del año.

Me reconozco cíclico. Entre otros defectos, tiendo a hacer continuos balances y previsiones. Aquellos planes trienales que tanto exasperan a quienes más quiero ya no tienen tanto sentido: nuestro hijo Amets los tumbaría como a su guiñapo favorito cuando está de que no.

HAYEDO CAMINO BAIGURA

Entusiasmarme con el libro que, a lo mejor, saca Eduardo Mendoza. Del mismo modo que con la relectura de uno de Vázquez Montalbán. De paso, retocarme mi tatuaje, 15 años después, de “Nacido para revolucionar el infierno”.

Esperar un nuevo disco de Marea como si fuera el segundo.”Sé que no habrá sedales cuando te hiera mi ausencia. Ojalá me quieras libre.”

VERTICE BAIGURA

Llevar a Amets hasta esta cima. Aquí arriba me he sentido pleno. Feliz. Vacío. Melancólico. Satisfecho. Que nuestro hijo se sienta como le dé la gana, libre. Que pueda mirar hacia el norte y hacia el sur para disfrutar, si quiere, de lo que yo encuentro hermoso.

DSC02931

 

URRAUL DESDE BAIGURA

Siguiendo con esta aventura de ser padre, hablar con corrección a nuestro Sueño. Que va a aprender a hablar (de modo que le entienda) en los próximos meses. No me parece un gran plan que jure en arameo como yo. Que se comunique. Mi propósito, en realidad, es estar muy atento a sus intentos. Aplaudir sus avances y no frustrarme más que él cuando no nos entendemos. Casonsoria, como esta misma noche, que lo mismo usa “tata” para decir patata que para decir vete a saber qué…

Seguir con este blog, cuaderno de bitácora que me subyuga y me da vida, dicotómico y perverso. Estoy seguro de que “Tengo trastorno bipolar” me va a seguir dando alegrías y oportunidades. ¿De conocer gentes y lugares? También. Que fluya. Que rule.

De mantener lo que he ganado sin perder las ganas de seguir ganando, como me escribió Lupe. De mantener nuestra relación. De mejorarla siendo consciente de que no será lo que fue, pues ya no somos los mismos que cuando empezamos. Me toca compartir a mi pareja con lo que más quiere: nuestro fruto. Acaparador en el amor, éste es mi Gran Reto.

Este 2014, el cáncer ha puesto a prueba a mi familia. Hemos superado la prueba. Ahora toca disfrutar siendo consciente de la levedad de la existencia. Valorar la oportunidad que se me brinda para seguir aprendiendo de quien va a seguir entre nosotros, dando la murga, sí, pero también ofreciendo todo lo que tiene con una generosidad inmensa. Tremenda lección.

Que mis principios no sean, como tantas veces, finales. Ajustar mis tolerancias, que no tengo 16 años. Ser tan chulicomierda me da disgustos y me quita horas de sueño, soberbia mediante. Llenarme la boca con algunos de esos principios en ocasiones me recuerda a aquél que se la llenó de piedras y por más que gritaba no comunicaba nada.

Amigos. Mis amigos. Este año vamos a tener una nueva llegada: Ibai, el hijo de Silvia e Iñaki (si es que no cambian de opinión con el nombre, que sería de traca). Que sigamos unidos. Que formemos ese muro inquebrantable y solidario. Que me sigan dando la oportunidad de aprender de ellos, de ser escuchado, de ser acogido. Un año más, esa amistad que me emociona y me parece increíble. Que no cometa capullada ninguna que ponga en riesgo, una vez más, algo tan grande.

Me propongo no pasar de 95 kilos en todo el año. Mi espalda me lo agradece. Es un círculo. Si estoy ligero -qué pasa, para mí pesar 90 kilos es estar ligero-, jugar a pala, coger la bici e ir al monte es menos doloroso. Me libero de mis ponzoñas mentales mucho más confortablemente.

Me propongo disfrutar de mi trabajo en la tienda. Sin obsesiones que me roban el sueño. Ya. Un reto demasiado ambicioso. En el esfuerzo está el premio.

Seguir siendo crítico, pero no demasiado. Ser capaz de escuchar y de leer manteniendo saludables distancias emocionales. Maduraré. Encontraré esos equilibrios. Este año, un paso más.

En 2014 he esperado síntomas de la enfermedad que me diagnosticaron con todas mis herramientas desenfundadas. No han venido, al menos de forma crítica. Eso está muy bien. Por otro lado, aumenta las probabilidades de que en 2015 venga a tocarme los aparejos. El reto consiste en no bajar la guardia. En no enfundar mis herramientas.

Mis herramientas, mis armas, quizás las haya descrito a modo de propósitos y retos en los párrafos precedentes. Por ahí pueden ir los tiros. (Qué bélico me estoy poniendo, por favor). Si avanzo en todos los frentes. Si mantengo las motivaciones y las ilusiones. Si amo y pongo los medios para ser correspondido. Si lucho por lo que creo. Si reconozco mis limitaciones sabiendo que me quedan potenciales por explotar; o sea, mucho por aprender. Si mi almohada es coto vedado para los negros pensamientos. Si soy capaz de disfrutar y saborear el 2015 hasta el último día.

Si…

Bueno. Quedan diez días para que arranque el año. Tengo por delante un domingo soleado en Mordor/Pamplona. Vienen mi hermano y mis sobrinos en dos días. Voy a prepararle el desayuno a mi hijo: es mi energía diaria verle despertar.

 

(No está previsto que deje de fumar, ni que me apunte a clases de inglés ni de euskera. Gracias por el interés. Thank you very much. Mila esker.)

 

 

 

Anuncios

6 comentarios to “PROPÓSITOS PARA 2015 de uno con trastorno bipolar”

  1. cristinaochoateres 22/12/2014 a 12:20 #

    Comerse la vida a bocados…
    Maestro!

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 22/12/2014 a 13:48 #

      Buenos días, Cristina.

      Gracias por el recordatorio: tengo que ir al dentista para no dejar ni de latir ni de morder.

      Tus ritmos no los puedo seguir. Ahora, con la dentadura en plena forma, daremos soberanos mordiscos. Alguno será poco correcto, eso sí. Por no sorprenderte demasiado.

      Muchas gracias por toda la difusión. Un besico.

      Me gusta

  2. Gorka 24/12/2014 a 19:09 #

    yo tengo la suerte de poder de decir que al que leemos y esperamos impaciente comunicación auténtica -como citaba Carl Rogers- es amigo mío. Un tipo brillante que ha escogido para recorrer a pie el largo camino hacia la plenitud de vida -como explica Xabier Etxeberría, cátedra ética-; capaz de compartir lo aprendido o apoyarse para no resbalar ante lo desconocido. La amistad es la habilidad que requiere cultivar todas las virtudes. Feliz vida. Para este 2015 quiero más amistad con Sergio Saldaña Soto.

    Me gusta

  3. U.D Errenteria 16/02/2015 a 16:18 #

    Hola Sergio, te acabamos de descubrir y ha sido todo un placer hacerlo. Somos un grupo de pacientes del CSM errenteria, en Gipuzkoa, y nos ha parecido muy interesante tu blog, muy estimulante sobre todo. Si nos quieres seguir, aquí estamos: http://gureahotsaerrenteria.blogspot.com.es/
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • Sergio Saldaña Soto 16/02/2015 a 17:44 #

      Felicidades por vuestro blog http://gureahotsaerrenteria.blogspot.com.es/
      Es realmente original y me parece digno de reconocimiento. Tenéis un porrón de visitas que lo atestiguan y lo mantenéis mimosamente actualizado. Parezco un experto en esto, cuando no lo soy.
      Os animo a seguir currando en ello: es una ágil forma de comunicarse.
      Gracias por vuestras palabras y estamos en contacto.
      Un abrazo a todos y que no decaiga.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: