OTRA “VÍSPERA DE TODOS LOS SANTOS”

1 Nov

La banda no se cansa.

Los-Suaves

“Era un día como otro cualquiera… ni negro ni blanco. No sé si era largo o era corto pues, como todos, empezó acabando.
Una jornada de un siglo remoto -perdí ya la cuenta han pasado tantos- al que llegué poco a poco: víspera de todos los santos.
Era cuando la Edad Vencida dice: “¿Dónde vas, pobre loco, abrazando causas perdidas, mujeres perdidas… corazones rotos?”
El primero o el último día, da igual, quedan sólo unos cuantos. Dios se cansó de dar cuerda a mi vida: víspera de todos los santos.
Era un tiempo de horas homicidas: tú no te enteras… ellas trabajando. El reloj, tic-tac, causa heridas mientras la vida te va suicidando.
Fue cuando, tras cada esquina, otra vuelta de tuerca sigue apretando. Besas en la boca a la agonía: víspera de todos los santos.
Todos los años, puestos en fila, piden cuentas y tú recordando cómo has perdido lo que querías. ¿O, sin saber, te lo fueron robando?
Sólo Dios conoce el último día, la última hora -sonríe callando- el último número de la lista: víspera de todos los santos.
Para escuchar esta canción, el mejor lugar el infierno. Naces solo. Mueres solo. No te engañes, solo vas viviendo.
Llegó por fin el mejor día: martes trece o viernes santo. Los perros me hacen compañía: ladran cuando estoy llorando.
Es cuando, muerto de envidia, miras al mundo pasar paseando. Los caminos son navajas frías: víspera de todos los santos.
Noches y noches perdidas. Cientos de horas volando. Llega la señal de la partida. Caigo y aún me voy levantando.
Apoyado en la ruina, la compañera que me va quedando. Rechazan tu mano tendida: víspera de todos los santos.
Las palabras entre rejas. Otra vez el papel en blanco. Calla, obedece, de qué te quejas: unos mintiendo, otros soñando.
Cuando ves la tarjeta amarilla, ¿qué haces? Empujas o sigues tirando. Las ilusiones hechas astillas: víspera de todos los santos.
Era quizás el último día, sin noche, cuando unos cuantos se van con la mayoría
y sin votar terminan ganando.
Furiosa la muerte me hace signos. Cerca, muy cerca me va llamando. Me voy como se cierra un libro: víspera de todos los santos.
Allí estaremos juntos
día de fieles difuntos.”

Desde que descubrí a Los Suaves, me llamó la atención la relación que Yosi, letrista y cantante de la banda, ha tenido con la muerte. Hay que tener en cuenta que yo tenía catorce años y en esa época es cuando empecé a preguntarme ciertas cuestiones que siguen sin respuesta, claro, pero que me han servido para leer bastante sobre el tema, hacerme con una idea propia y ser muy crítico con la parefernalia actual, la que está de moda hoy y aquí.

Para terminar, me voy a permitir una recomendación: no escuchéis a Los Suaves si estáis melancólicos, sobre todo el “Maldita sea mi suerte”: no es que te saque a patadas de la melancolía, precisamente.

Larga vida a Yosi. Aquí donde esté. Y mis mayores respetos para los que seguimos amando a los que nos faltan. Así amaremos a los que acaban de llegar. Y a los que están por venir.”

A N. Z. O.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: