LA RECETA SIN PAPEL

9 Oct

KISS ALLEN

Hoy tampoco es el Día Mundial de la Salud Mental. Esta noche publico una entrada que es un relato de ésos que parten de una idea (toma, claro) y de un sentimiento. Que cada cual saque sus conclusiones y ojalá cada cual luche contra el estigma de las narices como quiera. O pueda.

  • “Enamórate.

—¿Cómo dices?

—Ya me has oído. Que te enamores.

—¿Ésa es la solución que me propones? ¿Que me enamore?

—Yo no creo que sea una solución porque estamos de acuerdo en que no hay problema. Tómalo como un consejo, si quieres.

—No lo entiendo. Ya hemos hablado de esto otras veces. Precisamente por eso, porque las veces que me he quedado pillada por un tío se me vuelve el mundo del revés, no doy pie con bolo. Por no hablar de las experiencias pasadas, que si quieres te las recuerdo…

—Sí, por qué no. Hablemos del pasado si es lo que quieres. De todo lo que has sufrido por culpa de los hombres, de los que te correspondieron y de los que no. También de los que ni siquiera se enteraron de que bebías los vientos por ellos. Vamos a echar la vista atrás, si es lo que te apetece.

—Me estás provocando.

–Es posible. En realidad, lo que pretendo es explicarme. Ya, ya sé que estoy un poco agresiva, pero es que no me ha gustado tu reacción.

—Mi última aventura con aquel chico, lo recuerdas perfectamente, terminó con mi intento de quitarme de en medio y con el ingreso más largo de mi vida.

—Han pasado cinco años.

—Precisamente. Sólo cinco años.

—Quiero decir que has vivido muchas cosas en muchos aspectos de tu vida. Encontraste un trabajo que mantienes, se te murió tu tía y lo llevaste de maravilla, recuperaste la relación con  tu hermano y eso que la dabas por perdida ¿Sigo? De acuerdo. Muchos de esos miedos de pacotilla los has ido venciendo. Has crecido una barbaridad. Tienes 35 años. Va siendo hora de que te vayas quitando la armadura.

—De acuerdo. Te voy a escuchar porque creo que me hablas con toda tu buena intención. Cambio de actitud. Veamos. Si durante estos últimos años las dos hemos llegado a la conclusión de que había que evitar situaciones de riesgo, historias que me desequilibran; si la experiencia nos dice, y eso no lo niegas, que el amor me ha traído siempre disgustos; si ahora estoy bien como estoy, ¿por qué jugármela?

—¿Y por qué no?

—No me líes, no me líes. Pero mira. Precisamente he leído hace poco un libro sobre el amor y la pareja y no sé qué más. Bastante aburrido. No me lo pude acabar, la verdad. Pero al principio hablaba de que enamorarse era alienante. Por resumir. Citaba a grandes autores, como Ortega y Gasset, Freud y demás. Decía que estar enamorado era un estado cercano a la locura, en el que no se ven los defectos del otro y si se ven, se disculpan. También decía que, en ningún caso, hay que casarse enamorado por esas razones y por otras que no recuerdo. Me estás aconsejando que me enamore, que se me vaya la cabeza por alquien al que casi no conozco.

—Vaya, me hablas como si estuvieras pensando en alguien en concreto…

—Pues sí, mira tú por dónde. Una no es de piedra aunque lo intente.

—Lo que te quiero decir es que ahora puede ser el momento para saltar sin red, para vivir una experiencia. Las dos estamos de acuerdo en que el amor es muy importante. Lo has evitado, has huido de las oportunidades que te han surgido estos últimos años por no sufrir. Ahora, y es mi opinión, tú decides, creo que estás preparada para… ¿cómo has dicho? Enloquecer por amor.

—Ya.

—Todas esas historias que has sacado de ese libro pueden ser muy interesantes. Yo te voy a contar otras que parece que has olvidado. Aunque no lo creo. Enamorarse es darse por completo al otro. Es olvidarse de uno mismo porque el centro de atención es el amado. Es estar dispuesto a darlo todo por esa persona y entregarse con toda la intensidad con la que una es capaz de hacerlo. Hay millones de libros que hablan de amor, y canciones, y esculturas y pinturas.

—Es dolor. Es riesgo a no ser correspondida. Es el miedo al rechazo y el miedo de todos los miedos: el miedo a uno misma, a mi incapacidad para no poder aceptar su rechazo o no estar a la altura. También es soñar con la otra persona, que sea mi primer pensamiento cada mañana al despertarme. Es sentirme capaz de ser más generosa que nunca. Si soy correspondida, es tocar el cielo con las yemas de los dedos, el placer no sólo físico, algo casi mágico, es sentirse más viva que nunca… Es la bomba, ya lo sé, no lo olvido, no quiero olvidarlo.

—Vaya.

—¿Qué, qué pasa?

—Tú estás pillada. Me lo puedes contar. Si quieres.

—Pues mira, sí, te lo voy a contar. Y te voy a contar lo que voy a hacer después.

—Pero… Pero… ¡es una noticia estupenda!

—¿Te parece? No lo he podido evitar. He ido viendo a esa persona regularmente desde hace unos años. Sé que es una historia imposible si no cambian las cosas. Que es lo que voy a hacer justo ahora. Cuando me levante de aquí, voy a solicitar que me cambien de psiquiatra. No creo que me pregunten nada. Si lo hacen les diré que es por motivos personales. No les diré que me despierto todas las mañanas pensando en ti, que no sé casi nada de tu vida pero que me apetece mucho aprender a amarte. De modo que el consejo que me dabas no ha hecho más que desencadenar algo que me oprimía. Que es un sentimiento y un afecto que me he guardado en silencio y que no tiene nada de dramático. Porque es hermoso.

Te espero a las tres en ese bar que me has recomendado para comer con buena compañía.”

Anuncios

2 comentarios to “LA RECETA SIN PAPEL”

  1. cristinaochoateres 09/10/2014 a 22:36 #

    Grande, Sergio. Una vez más.

    Le gusta a 1 persona

    • Sergio Saldaña Soto 09/10/2014 a 23:14 #

      Mi colaboradora incondicional…
      Gracias por tu comentario, Cristina. Espero que no me dejes en pelotas en el último asesoramiento que te he pedido. Sirva este comentario para recordártelo.
      Un abrazo y enhorabuena por tus 50 primeras entradas en tu blog de http://cristinaochoa.es/

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: