PRESENTANDO EL LIBRO EN CUENCA

11 Abr

Antes de nada, contaros que ya hemos corregido el desajuste de la entrevista en la revista Auzolan, en la entrada anterior a ésta, por ahí abajo. Que puse el texto tan pequeño que no se podía leer. Espero que ahora no haya tantos problemas y que no se repita.

Hacer una presentación en una ciudad ajena es labor de mucha gente. Pretendo, con las líneas que siguen, destripar un poco todo ese trabajo y agradecer a todas las personas que colaboraron para que el pasado día 4 tuviera la oportunidad de defender mi libro y mi mensaje en Cuenca.

Cuenca desde la habitación

Néstor Ceballos, de Asociación Vivir – FEAFES Cuenca, se encargó de… de muchos cosas. Nos acogió, nos trató con cariño y se preocupó de reservar el Auditorio del Centro Cívico Aguirre.

También puso en marcha a usuarios, profesionales y voluntarios de la Asociación para dar publicidad local al acto, de la buena, del boca a boca.

Colaboró con Cristina Ochoa que una vez más puso su talento y su apoyo.

Embarcó a Victoria para que colaborara en dar la bienvenida a los asistentes y en vender libros a los interesados. Y puso a mi derecha, en el estrado, al presidente Luis Carrasco.

Como remate, no sé cómo lo hizo, pero consiguió que Paco Auñón, periodista, ejerciera de maestro de ceremonias. Las que siguen son las palabras que pronunció al principio del acto como bienvenida y que, con su permiso y para retozo de mi estima, reproduzco como las dijo:

“Buenas tardes y bienvenidos a todos.

En los próximos minutos vamos a presentarles un libro sobre el trastorno bipolar. En sus páginas, el autor, que nos acompaña aquí, Sergio Saldaña, nos abre las puertas de su intimidad y comparte con los lectores la parte más oscura de su vida, lo que la mayoría de nosotros no querría contar jamás, el lado oscuro, las miserias personales e, incluso, el lado más salvaje de la vida, por el que alguna vez  discurrimos, como dice la canción de Lou Reed.

Pero Sergio se abre en las páginas de este libro para llevarnos de la mano, no nos presenta los acontecimientos como noticias que se suceden, no nos deja solos ante los acontecimientos, si no que nos arropa en todo momento. Él está junto al lector señalándole con el dedo, indicando, diciendo, mira, contempla, experimenta, porque así lo viví yo.

El autor nos presenta el trastorno bipolar sin miedo, con la seguridad de quien le ha plantado cara y le ha mirado a los ojos, y nos dice, ‘tranquilos, yo estoy aquí para enseñaros, para daros seguridad en vuestras dudas’. Y conforme pasan las páginas sentimos esa presencia a nuestro alrededor, nos sentimos acompañados en este viaje a las profundidades del ser humano.

Sergio se confiesa, pero nosotros no somos el confesor que está enfrente, sino que nos sentamos a su lado. Sergio es el protagonista, pero él no está solo en el escenario, el lector le acompaña. Y si la acción nos lleva a la vorágine de los acontecimientos, no lo veremos desde el patio de butacas, sino que seremos protagonistas junto a él.

Su forma de contar esta historia es tan cercana, que, a pesar de la cruda realidad que nos presenta en algunos capítulos, el lector se siente sentado junto a él, frente al fuego de la chimenea, escuchando sus palabras, sintiendo su aliento, su sudor, su fuerza, su agonía, su entusiasmo, sus cabalgadas a lomos de un animal feroz que nos lleva a nosotros también en ese viaje por abandonar el fondo, por llegar a la superficie donde encontraremos el resuello, el aire que nos falta, la vida que deseamos más que cualquier otra cosa.

 

Desde la frustración por no poder continuar jugando al fútbol de manera profesional al final de su adolescencia, hasta la esperanza del nacimiento de su hijo quince años después, Sergio nos presenta en estas páginas una serie de acontecimientos que han marcado su devenir con el trastorno bipolar. Este trastorno es también conocido como ‘maníaco-depresivo’ y es una enfermedad mental que se caracteriza por la alternancia de fases depresivas y de euforia, lo que aquí se denomina (manía).

Todos experimentamos alegría o tristeza. Piensen si quieren qué les ha puesto alegres últimamente. O qué les ha puesto tristes recientemente. Es la agudeza de esos momentos, la perseverancia en esos estados, lo que determina que algo no va bien en nuestra salud mental. Eso es lo que debió sentir Sergio la primera vez, cuando descubrió que la situación se le iba de las manos y terminó en una unidad hospitalaria drogado hasta no poder coger un lápiz y escribir. Con lo que a él le gusta escribir.

Ahí es cuando de te das de golpe con la pared de la realidad. Mira chaval, sufres esta trastorno mental, preparate porque esto se puede repetir, patatín patatán…

Sergio, que es un ser humano con todas sus letras, recibe estas noticias en esos años aún difíciles en los que no dejamos de ser adolescentes y ya tenemos que ser adultos.

Pero aquí el trastorno bipolar se encuentra frente a frente con un héroe que no quiere que la historia termine mal, que busca un final feliz y que, arropado por el resto de personajes de la novela, su familia, sus amigos, su novia…, emprende la aventura de sortear los acontecimientos, que lucha batalla a batalla, que pierde en ocasiones, pero que se levanta, empuña de nuevo la espada y acorrala al dragón en la cueva más profunda para gritar a los cuatro vientos, ‘a mí se me vence, pero no se me doma’.

 

Sergio Saldaña es de Pamplona y tiene trastorno bipolar, aunque lo tiene acorralado en el fondo de la cueva. Desde esa seguridad nos cuenta su experiencia en este libro que esta tarde presentamos. Y como dice en el título, lo desmitifica y lo llena de anécdotas. No se pongan serios cuando abran sus páginas. Relájense, como les he dicho, y sientan la pasión y la efervescencia de los acontecimientos, desde las noches de euforia en busca de emociones con final fatal, hasta el calor de un abrazo de esa persona que siempre está esperándote para cuando regresas al mundo real y lo que más necesitas es un abrazo.

 

En el devenir de la historia tendrán ganas de partirle la cara a este muchacho descarado, se sobrecogerán en su asiento ante la incertidumbre de la narración, pero también pasarán las páginas con una sonrisa que puede terminar en carcajada.

 

El trastorno bipolar es más humano tras pasar por el tamiz de Sergio que ha sabido contarnos en este libro cómo se puede sobrellevar el estigma de la enfermedad sin morir en el intento.

 

Un trabajo que le honra. No todos abrimos así el corazón para compartir, no todos nos acercamos tanto a los demás de esta manera, mostrándonos débiles par dar fuerza a los demás, colgando nuestras miserias a secar al sol para que otros puedan identificarse y decir: yo también tengo trastorno bipolar.

 

No os lo he dicho aún, pero Sergio trabaja en una biblioteca, un regalo de la vida para alguien a quien le gusta escribir. Y esta tarde está con nosotros para compartir en esta sala, la aventura que ha vivido en los últimos años. Un relato que escucharemos ahora en sus propias palabras.”

Entre los asistentes, Ana de la Hoz, concejala de servicios sociales del ayuntamiento de Cuenca, y otro cargo que acudió aunque se tuvo que ir antes de lo que hubiera querido.

Me quedo con la participación activa de los asistentes. Desde Paco, hasta Luis, pasando por Ana que no me dio tregua y, sobre todo, con los usuarios de la Asociación que dieron su punto de vista, su sentimiento y su experiencia. Y digo que lo dieron porque lo entregaron con generosidad a todos los presentes para que pudiéramos aprender de sus vivencias, de sus sufrimientos y de sus alegrías.

Acabar contando que el libro se puede adquirir en la librería Evangelio, en plaza de la Hispanidad 1, muy cerca de esa heladería de mis amores.

Gracias a todos y hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: