SÍ, TE OIGO PERO NO TE VEO

31 Mar

no me chilles que no te veo

Ahooora te veo ¡Qué buena pinta tienes, Virginia! Pues muy bien, qué quieres que te diga, ya hablamos el otro día un rato por teléfono. No, pedorra. Es que hemos puesto Internet en casa y esto de las videoconferencias es un invento. Sí, por nuestro hijo, así las abuelas pueden ver a Amets siempre que quieran.

Te he dejado de oír, perdona. Ah, vale. Claro, es que me empezaste a hacer una serie de preguntas que no me apetecía responder por teléfono, sin ver la cara que me pones… Al contrario, no me importa. Pero mejor hacerlo así, ¿no te parece? Fue una sorpresa relativa, para qué te voy a engañar. Sé que la noticia de la publicación del libro ha corrido como la pólvora entre los que íbamos a la uni. Mira tú, las redes sociales, qué mogollón de cotillas estamos metidos… Sí, claro: media vida ha pasado desde que nos conocimos. Lo del libro ya te conté algo por teléfono, sí. Ya ves, parece que me había llegado el momento. Me imaginaba que algo sabíais, Ana, Marga y tú. Nunca me preguntasteis. Aquella noche que me acogisteis en vuestro piso de estudiantes os disteis cuenta de que era algo serio. Lo cierto es que fueron mis peores años. No te rías, puñetera, me refiero a la enfermedad. Me la diagnosticaron un mes antes de empezar la carrera, con 18, sí. Ya sé que te enteraste de mi segundo ingreso. Y las temporadas que desaparecía… Bueno. Ha pasado mucha agua bajo el puente. No tengo ni idea de cuándo “comencé con mi empoderamiento”. ¿Desde cuándo eres adulta, majica? Pues eso, algo parecido, en mi caso poco a poco, también. Puede ser, golpe a golpe. Tenemos un ansia por asociar un cambio de comportamiento a un evento…, pero no sé yo. Al salir del tercer ingreso tomé una serie de decisiones. Con 26. Pero hoy me parecen más gestos que grandes avances. Que estuvieron bien, ojo. La idea es que en esto, como en tantas historias, he ido avanzando conforme me he ido conociendo a mí mismo. Lo que dices, eso es. Un trabajo oscuro que a veces da frutos que se ven más, y otras veces no hay fruto, pero el esfuerzo está ahí. No. Qué bueno. Sigo pensando igual: en el esfuerzo está el premio, claro que sí. Yo qué sé si soy feliz. Tienes cada cosa. Tampoco sé si quiero. Tengo muy claro que quiero seguir peleando ¿Cómo? Así, Virginia, por ejemplo. Siendo capaz de contarle por videoconferencia a una vieja amiga en qué consiste mi pedrada. Porque si tú me entiendes, será bueno para mí. Y me ayudará a entenderme a mí mismo. Tampoco es que piense que todos los que tenemos trastorno bipolar debamos ir con una camiseta, anunciándolo. Pero suma. Todo suma. Lupe ha sido muy importante, cómo lo sabes. Ella lo entendió, ella me quiere así, ella quiso tener un hijo conmigo. Y ha comido marrones en abundancia. Sí. Más de cinco años viviendo juntos. Muchos marrones. Y se lo ha currado pero bien. Me ha hecho dar un salto importante. ¿En confianza? Vaya, pues no lo sé. Pensaré en ello. Seguro que sí. Sentirse amado es algo grande… Sí, aún me quedan unos minutos. Te decía que convivir, amar, sentirme responsable, ayuda. ¡Hala! Todo puede ser presión. Pero llevamos una temporada buena, larga y buena, sin crisis ni brotes. Pequeños amagos. Esto te lo cuento otro día. En mi caso, la idea es no dejar de aprender, ver esta enfermedad como una debilidad, sí, pero también como una oportunidad. Vivir intensamente, ya sabes. Sí, dime.

Claro. Dale mi correo electrónico y a ver si se anima a ir a la charla. Sí, contigo. Y si no, pues nada: cada uno tenemos nuestros momentos y nuestros ritmos. Y el que no los respete, que se compre un mono.

Sí, nos vemos allí. Siempre es un placer volver a verte. Siempre es un placer encontrarme con alguien que muestra interés. Que oye y que ve.

 

(Texto escrito originalmente como artículo para el blog de ActivaMent. Un saludo a toda la peña que se lo curra en Barcelona)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: