LA MEDICACIÓN (Y 2) ¿ESTIGMATIZA?

7 Mar

¿Marca al que la toma? Si va bien cargado ¿se le señala con el dedo? ¿Es otro factor causante del autoestigma?

Hace unas semanas, en la Biblioteca en la que trabajo entro una chica muy joven -de mi edad, vamos- y estuvo un rato haciendo uso del bien común. Recomendable actividad, por cierto. Cuando se iba, me preguntó algunos detalles sobre los servicios de la Biblioteca. No me pude aguantar. Entre susurros -es lo que procede en este espacio- le dije que yo tenía trastorno bipolar y le pregunté de qué iba puesta. Se sorprendió, no demasiado, y me respondió que de clonazepam y de lorazepam.

Nos reconocemos entre nosotros. Somos un subgrupo. Pero ¿por qué?

Por las pupilas. Por la ausencia de saliva en la boca. Por el aliento. Por la mirada huidiza, culpable en ocasiones. Por las pocas ganas de relacionarnos que nos da la posibilidad de salir por pies en cualquier momento a nuestros cobijos en caso de sentirnos mal. Por los temblores de las manos. Yo qué sé por qué más.

Si somos bioquímica, como dice Francesc, con la medicación deberíamos ir puestos de lo que nuestro organismo no genera en la medida apropiada. O de complementos que nos ayuden a encontrar paz.

Admito la complementariedad. Rechazo la suplementariedad perpetua.

Esta medicación como suplemento de mi incapacidad puede ser causa de mi rechazo hacia mí mismo si estoy tomando medicación. “Sólo, no puedo. Con amigos, sí” ¿Recordáis “La bola de cristal”?bola

Pues esto es parecido, pero todo lo contrario. “Mira chaval, si has escuchado toda la murga que te he dado, entenderás que tu cuerpo, por razones que ni siquiera nos arrimamos a comprender, es incapaz de segregar patatipatataobladioblada… así que toma de esto tres veces al día. No, no te puedo decir hasta cuándo. ¿Toda la vida? Nunca se sabe…”

Tócate los pies. Ése fijo que se reía de la Bruja Avería, pero no se le rompió ni la lavadora ni le estalló el televisor ¡Injusticia!

Retomo el ejemplo de la diabetes para dar por el riau un poco. Medirte el azúcar en sangre en un bar a las dos de la mañana, puede ser causa de que te señalen con el dedo mugriento de la incomprensión.

Si le susurras al conductor de un autobús urbano -villavesas en esta ciudad- que te abra la puerta porque te quieres bajar, porque ya no aguantas más estar ahí metido, estás blanco como el papel y sudando a chorros… no hay dedos mugrientos de incomprensión. No solamente. Hay rechazo. Por desconocimiento, por miedo, por lo que sea. Pero estás así porque un licenciado en medicina y no siempre doctor en psiquiatría ha considerado que tienes que tomar esa ponzoña y te ha sentado mal, te ha hecho reacción con otras medicaciones o las dos cosas.

Podría poner un sinfín de ejemplos más. No son horas.

Mejorarán estas drogas. Saldrán otras mejores. Espero que cuesten más. Porque si tengo que tomar alcohol y me dan a elegir entre un güisqui nacional y uno de malta de 24 años, escojo la droga cara y de calidad.

Y me repito. A mí se me vence. No se doma.

 

A la memoria de Leopoldo María Panero

 

Anuncios

Una respuesta to “LA MEDICACIÓN (Y 2) ¿ESTIGMATIZA?”

  1. Ignacio Villafruela Rubio 09/03/2014 a 22:58 #

    la mayor parte de los médicos son los primeros en segregar al enfermo condenándolo a un tratamiento de por vida sin molestarse demasiado en investigar su idoneidad,- esos médicos son quienes más fobia tienen al enfermo: están sentados en su cátedra, clavados en su superioridad, sienten miedo

    yo mismo he tenido un enfrentamiento (pasivo por mi parte, porque me importan mis compañeros) con la directora de Feafes Valladolid, “el Puente” (yo soy representante de usuarios de la asociación) provocado por decirle que yo había dejado el trabajo, etc.,- bueno, cómo se me puso: con lenguaje no verbal me llamó de todo menos guapo (ya se sabe lo impreciso de tal lenguaje), y con palabras me dijo que me iba a pasar la vida a dos velas…,- además le había dicho que no me interesaba ni renovar el certificado de discapacidad (¿estoy loco?), que desdeñaría la ayuda estatal, que pretendía vivir de mi trabajo, etc.,-

    y eso me hizo, que fue muy decepcionante porque yo tenía bastante confianza con esta señora, pensar que la mujer no sabe nada de lo mío, de mi trastorno bipolar, de las consecuencias de esto, de la posibilidad de que no haya grandes consecuencias (yo había pasado mes y medio en una hipomanía controlada; había estado trabajando durante un año y estaba decidido a dejar ese empleo para dedicarme a otras cosas)

    hipomanía controlada: o manía controlada,- al menos la controlé mucho mejor, cada vez mejor,- cuando vas conociendo el trastorno aprendes a manejarte para salir lo mejor posible, negativamente evitando dar rienda suelta a la energía que bulle dentro de uno, tratando de comportarte lo más correctamente posible, intentando relajar el cuerpo, descansar, etc., domar al caballo

    yo estuve trabajando en un empleo bastante malo y estaba deseando dejarlo,- aguantaba por compromiso del entorno,- además parecía que se iba complicando la situación en el mismo, con peores formas en las relaciones personales,- y entonces, en enero tomé la decisión, y fue liberador, salí más contento que entré

    yo a esta señora, directora de Feafes Valladolid, le había hecho una entrevista para una radio que hacemos los usuarios, de dos horas al mes, en la que me planteaba el empoderamiento (o “empowerment”) como objetivo para la gente con enfermedad mental,- el ser capaz de decidir sobre el propio futuro, el ser responsable, independiente me pareció una idea de lo más interesante,- pero al parecer, a juicio de esta persona, yo lo había entendido mal o no sé…

    en fin, me da igual,- yo me siento bien, me realizo cada día, ya esté más o menos activo (ahora me encuentro en una línea normal de ánimo, tirando a bajo, pero no me preocupo), estudio lo que me parece para buscarme la vida, me apoyo en la espiritualidad y disfruto de la vida (ya digo, aunque esté bajo)

    un abrazo

    Nacho Villafruela Rubio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: