A MI AMIGO

1 Mar

Buenos días, madrugador.

Como ves, ya no puedo aguantar más. En este 29 de febrero tengo la necesidad de contarte algunas historias, de agradecerte otras y de suplicarte, de nuevo, alguna más.

Te conozco desde hace ya treinta años. El otro día me demostraste que todavía recuerdas las primeras frases que cruzamos. Lo reconozco, yo no. Pero claro, fueron tan sinceras y tan inocentes…

Entre tú y yo, la sinceridad ha imperado como forma de comunicación. Y nos va bien, porque así como nos unen muchas vivencias y formas de pensar, también nos vemos separados por otras. Nos hemos hablado claro.

Eso es más mérito tuyo que mío. Acostumbras a ir así por la vida, con tus opiniones y tus verdades de frente. Jodido, como sabes expresarte y sabes adecuar tu verbo al foro… “y tratar del mismo modo al poderoso, sin contagiarte de su soberbia”, que escribió Kipling. O algo muy parecido.

Hemos compartido muchas cosas: labios, cigarros, experiencias, frustraciones, dolores, gamberradas, farras, barras de bar, mesa y mantel… qué sé yo.

Y lo que nos queda. Creemos que compartir une y no separa. Seguiremos luchando, cada uno por nuestro lado y con nuestro estilo, desde nuestra propia barricada, por una idea de justicia social mucho más parecida que nuestras ideas sobre el rocanrol.

Hoy te toca a ti sudar sábanas. Ya me entiendes. Lo harás como sueles. Siendo sufrido y virtualmente insoportable.

Quiero recordarte lo que significó que cierta tarde de lunes, tras un fin de semana en el que me gané a pulso perderte a ti, a otro gran amigo común y al resto, en el que os plantasteis en casa y me explicasteis una serie de verdades. Llevaste la voz y el ritmo y el matiz en muchos de los momentos. Ese largo fin de semana con su lunes de propina, cambió mi forma de ver la vida, de ver la amistad y de verme a mí mismo. Patán, irreflexivo, violento. Lo que tenía entonces, el verdadero compromiso de evolucionar, lo sigo teniendo hoy.

Gracias. Gracias por estar. Por dar la cara. Por pasar esos tragos y los que vendrán. Porque gente como tú hace falta, a mí me resulta imprescindible.

Sonríe porque yo lo hago. Porque quiero seguir haciéndote sonreír con mi dicción y con mis paridas. Porque nuestros hijos y nuestras parejas se merecen no vivir con tipos agobiados que no permiten que la prisa les adelante.

Como siempre, gracias por haber estado, por estar y por decir en público que estarás.

“Eres la polla.”

Como final de este pequeño reconocimiento a la amistad, añado una foto del que sé que es tu ídolo en secreto. Por mi parte, “Seven”, “Snatch, cerdos y diamantes” y “El club de la lucha” fueron convertidas en genialidades gracias a este tipo:

b. pitt

 

 

Anuncios

2 comentarios to “A MI AMIGO”

  1. isa 01/03/2014 a 9:36 #

    Da incluso cierta envidia ver que existen colegas así…y que conste que yo soy afortunada en esas cosas, también he tenido mucha suerte. . y eso que cuando me ponen firme me suelo picar, pero al final, siempre me doy cuenta de que tienen razón…así son los amigos…por cierto, qué buen final la foto 😉

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 01/03/2014 a 10:27 #

      Muy buenas, Isa.

      Qué de acuerdo estoy contigo. Muchas veces he leído que los amigos no los elige uno, que son ellos los que te eligen a ti.

      No voy a entrar en ese debate.

      Tampoco en el de la suerte. No creo en ella. Como mucho, en la estadística y en la probabilidad.

      Lo que tengo muy claro es que las relaciones se cultivan. En nuestro caso, en el mío en el de algún que otro amigo, podemos decir que a pesar de que no siempre regamos cuando hay que hacerlo, y alguna temporada se nos olvida echar abono, la fuerza de las raíces consigue compensar esos descuidos. Son muy grandes. Enormes. Son el copón.

      Y no sé cómo lo hacen, pero consiguen que les eche de menos incluso cuando sólo hace un rato que me he separado de ellos. Los anhelo. Los necesito. Son mi historia y, muchas veces, son mi alegría.

      No me canso de decirlo: sin ellos no estaría aquí.

      Y sí. Brad Pitt es algo más que resultón. Va por vosotras y por aquellos a los que les guste. Que serán legión. Yo no me canso de buscar la belleza allá donde se encuentre.
      “En un mundo podrido y sin ética, sólo nos queda la estética”. Makinavaja.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: