PAMPLONA. NOVIEMBRE DE 1994

9 Nov

PAMPLONA NOV 13 FOTO GATO LEON

¿Que si ha sido la peor experiencia de mi vida? Ya lo creo. Aunque ahora que lo pienso, con la depresión y las crisis de ansiedad de hace un año las pasé muy putas…

Pero no se puede comparar, Ángela, no se puede. Han pasado ya dos meses desde que salí del ingreso. Me han quitado casi toda la medicación menos el litio que pretenden que tome todo lo que me quede de vida. Y ahora puedo escribir y que otros me entiendan la letra de los apuntes. Los temblores que me provocaron todas esas putas drogas, los balbuceos… pero, sobre todo, la inseguridad. Siento que me he dejado en esa cárcel de uniformes blancos un buen cacho de mi alma.

Claro que es para tanto ¡Me quitaron la libertad! ¡Hacían conmigo lo que les daba la gana! Me metieron mucha caña. Mucha. Esto no se lo he dicho a nadie, Ángela, pero nos conocemos desde hace…¿qué, 8 años? Ahora tengo 18. Bueno, lo que tú digas. Escucha, a mí no me vuelven a meter ahí dentro si no es con los pies por delante. Entré engañado, yo no sabía de qué iba eso, pero no lo vuelvo a pisar ni loco.

Sí, trastorno afectivo bipolar tipo I, o algo así, con brote psicótico y no sé qué más. No te puedo decir mucho más. Ni caso. Lo que les jodía es que estaba tan eufórico, podía estar tantos días sin dormir y pegar semejantes hostias, que me tenían que encerrar.

Trastorno bipolar, no te jode. ¿Por qué no montaron este tinglado cuando estaba hundido en la miseria, que se me escapaba la vida entre los dedos, que lo perdía todo? Ya te lo digo yo: porque entonces no le tocaba los cojones a la sociedad, no era peligroso, no daba la murga.

Pero es que, Ángela, tú sabes que yo soy así. Vivo intensamente, soy un tío sensible, todo me llega. Es mi carácter. Eso no es una enfermedad, soy así. Claro.

Como eres, tía. No, no me apetece hablar de eso. Las alucinaciones molaron al principio. Pero dentro, en esa habitación de la casa de los locos… Déjalo, Ángela, otro día.

Si te digo la verdad, me da por culo. En la uni no sabe casi nadie que he estado encerrado. Alguno sí, se enteró de esto o aquello que  hice antes del ingreso, pero me da igual porque son pocos y los conozco y creo que me quieren bien. Ya veremos. Ahora mismo me importa un carajo.

No, no he mirado nada. Cuando me hablas de asociaciones y de grupos de ayuda me suena a chino ¿Para qué? Se han colau, yo no tengo esa historia. Lo que tengo que hacer es en centrarme en mi primer año de uni, que es jodido, hacerlo lo mejor posible y que me dejen tranquilo mis padres, que han agarrado una perra que no te puedes ni imaginar. Vaya chapas me dan.

Sí, con los colegas bien, ya sabes cómo son. Nos hemos dispersado un poco, unos siguen en el instituto, otros han ido a otros centros, y tres están también en la uni, pero en otras carreras. Ahora toca descubrir los jueves universitarios, que nos hablan maravillas.

Que no, que les den. Paso. De momento me tomo todas las pirulas, así no me dan la murga en casa, y a capear el temporal. Ya se irán dando cuenta de la cagada que se han pegau.

Oye, tu compañera de clase, con la que ibas en el autobús, ¿cómo se llama? Vaya bombón.

 

A Ángela, por escucharme aquella tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: