“… ES COMO LA DIABETES”

26 Sep

Cuántas veces habré tenido que escuchar esta frase. O en algunas de sus variantes. Me chirrían los dientes.

Primero a un psiquiatra. Luego a los que le siguieron. A familiares. A entendidos. A gente de buena voluntad. A consoladores. A plañideros.

Me pongo a buscar paralelismos entre la diabetes y el trastorno bipolar:

-enfermedades crónicas de las de para toda la vida. Y graves

-en ambos casos, necesitas meterte “algo” que se compra en farmacias

-hay que estar pendiente de eso que te metes y medir sus niveles

-ambas son un coñazo

Y hasta aquí me llegan los parecidos. No me vienen más.

En cuanto a las diferencias, todo lo demás.

A lo que voy es que me parece muy poco instructivo decir que el trastorno bipolar y la diabetes tienen parecidos. Rompo una lanza en favor de la originalidad y de estrujarse las meninges. Hay otros ejemplos para intentar mentalizar a un recién diagnosticado. Sobre todo a un recién diagnosticado. Que ya está bien. Que de lugares comunes andamos sobrados con encender la tele y poner el telediario. Intentar quitar peso al trastorno bipolar diciendo que es frecuente y que con medicación se puede llevar una vida normal, como con la diabetes, no me ayuda a que tome las riendas. Yo soy yo, y no sé a qué te refieres con una vida normal.

Además, tengo todos los números en mi genoma para que me diagnostiquen diabetes, empanau.

Que eso sí que es empezar “La casa por el tejado”.

A IyeLag, a LDS y a todos mis familiares con diabetes, en especial a MSG.

Anuncios

7 comentarios to ““… ES COMO LA DIABETES””

  1. Raquel 26/09/2013 a 17:11 #

    Me encantó! Gracias!

    Me gusta

  2. Ashley 26/09/2013 a 21:48 #

    Todos a veces funcionamos mediante esquemas mentales y, en el intento de entender un poco por lo que estás pasando o en el momento de darte ánimos, muchos te haríamos la comparación con algo conocido, compatible con una vida más o menos de calidad y que le ocurre a bastante gente, ¿quién no conoce a alguien con diabetes?
    Pero no, no tiene mucho que ver… para ti tiene que ser muy diferente… Y está muy bien que lo expliques.
    A ver si poco a poco se va dando la vuelta el mundo y se pone del derecho…

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 27/09/2013 a 10:22 #

      Por desgracia, casi todos conocemos a alguien con diabetes. Estoy de acuerdo contigo en que funcionamos a base de esquemas mentales. Incluso los profesionales pueden funcionar con esquemas mentales. Pero vaya, que un poco más de esfuerzo en explicar los diagnósticos y los yugos bajo los que te quieren meter, no es sólo de agradecer: el esfuerzo debiera ser obligatorio. Que hacerlo ver como algo frecuente y normal para quitarle gravedad no significa juntar churras con merinas, minusvalorando a ambas.
      Si me dieran diez mil pesetas o sesenta euros por cada vez que he oído lo de la diabetes, tenía para juntar a todos los que me han hablado de diabetes, hacer una cena de postín y, el día siguiente, irme a un balneario. A sudar malos humores.
      Muchas gracias y bienvenida de nuevo, Ashley.

      Me gusta

  3. Lorena 27/09/2013 a 10:27 #

    Vaya, me estoy ganando dedicatorias (si no me puede el egocentrismo, me doy por aludida con ese LDS). La verdad es que desde que me chafaste la metáfora, soy mucho más creativa. Mis meninges lo agradecen y muchos otros también.
    Una más de las muchas cosas que aprendo desde que te conozco.
    Y otra sonrisa más.

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 27/09/2013 a 10:39 #

      Estuve a punto de poner LSD, por la canción de los Beatles. Pero temí que con lo ocupada que estás con esos “muchos otros”, no te dieras por aludida.
      Gracias, Lorena. Tú sí que eres un filón.

      Me gusta

  4. Saray 27/09/2013 a 12:46 #

    Hola ,
    mi trabajo desde hace diez años es intentar poner mi granito de arena para mejorar la calidad de vida de personas con enfermedad mental.
    Tengo que decirte que yo he usado esta frase y otras similares…
    ¡Qué fácil es hablar de empatía y que difícil aplicarla desde las tripas!.
    Como un papagayo y sin cuestionar los matices, he usado esta frase aprendida de mis colegas sin cuestionar la implicación de mis palabras…Quizá si hubiese estado más atenta habría leído en los ojos del que me escuchaba como resonaban mis palabras en su conciencia…
    Gracias Sergio por esta hostia de realidad.

    Me gusta

    • Sergio Saldaña Soto 27/09/2013 a 13:08 #

      Lo mismo soy demasiado quisquilloso…
      Muchas gracias por mantener la ilusión que te permite ser crítica con tu labor y seguir mejorando.
      Hay pocas cosas más tristes que cruzar el umbral del despacho de un profesional y tropezarte con la desgana.
      Ojo. Que yo también tengo malos días. No creo que nadie lo dude, si se ha metido en este blog.
      Pero tirar de ciertas frases hechas como si fueran mantras, sin analizarlas aunque sea una vez…
      Si no tenemos dinero para casi nada, que no nos quiten la imaginación, qué carajo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: